Seguridad y promoción de la seguridad: Aspectos conceptuales y operacionales

Este documento trata de los aspectos conceptuales y operacionales de la seguridad y promoción de la seguridad. Más específicamente, propone un marco de referencia para favorecer la planificación e implantación de intervenciones para mejorar la seguridad de una comunidad. Se aplica a traumatismos no intencionales, suicidio, violencia y criminalidad. Permite abordar estos problemas con una perspectiva de prevención y promoción de la salud. Favorece, asimismo, una mejor integración de los modelos de intervención más utilizados para mejorar la seguridad de la población.

Este marco fue desarrollado gracias a la contribución de un número importante de interventores y expertos de todas partes del mundo, implicados en actividades de mejoramiento de la seguridad de la población. Los intercambios entre estas personas permitieron establecer un cierto número de consensos, que se encuentran en el marco de referencia resumido a continuación:

  1. la seguridad es un derecho fundamental del ser humano;
  2. la seguridad es un estado en el que los peligros y condiciones que pueden provocar daños de orden físico, psicológico o material, son controlados para preservar la salud y el bienestar de los individuos y la comunidad. Es un recurso indispensable para la vida de todos los días, que permite al individuo y a la comunidad realizar sus aspiraciones;
  3. la seguridad implica dos dimensiones : una objetiva, apreciada en función de parámetros de comportamiento y medio ambiente objetivos, y una subjetiva, apreciada en función del sentimiento de seguridad de la población. Estas dos dimensiones se influencian mutuamente de manera positiva o negativa. Para mejorar la seguridad de la población, es esencial tener en cuenta ambas dimensiones;
  4. la seguridad es un requisito para mejorar y el mantener el bienestar y la salud de la población. Es el resultado de un equilibrio dinámico entre los diferentes componentes de un medio de vida dado;
  5. alcanzar un nivel de seguridad óptimo requiere que los individuos, las comunidades, los gobiernos y demás interventores, creen y mantengan las siguientes cuatro condiciones: 1) un clima de cohesión, paz social y equidad, que proteja los derechos y libertades tanto a nivel familiar, local, nacional como internacional; 2) prevención y control de lesiones y demás consecuencias o daños causados por accidentes; 3) respeto de los valores e integridad física, material o psicológica de las personas; y 4) acceso a medios eficaces de prevención, control y rehabilitación, para asegurar la presencia de las tres primeras condiciones;
  6. la promoción de la seguridad es un proceso que los individuos, las comunidades, los gobiernos y demás organizaciones, incluyendo las empresas privadas y organizaciones no-gubernamentales, utilizan a nivel local, nacional, e internacional para desarrollar y mantener la seguridad. Este proceso se compone de todos los esfuerzos hechos para modificar las estructuras, el medio ambiente, las actitudes y los comportamientos relacionados con la seguridad. Se requiere un enfoque intersectorial que comprenda toda actividad de habilitación de una colectividad;
  7. al menos dos tipos de enfoque son posibles para promover la seguridad de una comunidad: el enfoque por problema, y el enfoque por entorno. Estos dos procesos, si bien distintos, son necesarios y complementarios. El enfoque por problema, consiste en una búsqueda de soluciones específicas a un cierto número de problemas, tomados individualmente. El enfoque por entorno, por otra parte, consiste en emitir un juicio global sobre los problemas de seguridad en un ambiente dado y proponer un conjunto integrado de soluciones para aumentar el nivel de seguridad de la colectividad implicada;
  8. la movilización de una comunidad para mejorar su nivel de seguridad requiere la presencia de varios factores críticos, y los más importantes son : 1) la existencia de un comité intersectorial responsable de promover la seguridad de la población; 2) la elaboración de un programa de intervención que cubra todos los grupos de edades, medio ambientes y situaciones; 3) una implicación activa de la red comunitaria local; 4) prioridades que tengan en cuenta las necesidades de la comunidad; 5) la capacidad de documentar la importancia y causas de los problemas considerados prioritarios; 6) una atención especial a los grupos y a los medios con riesgo elevado; 7) una planificación basada en el largo plazo más que en el corto plazo; y 8) la utilización de técnicas variadas para movilizar a la población o a sus representantes tanto como a los decidores.

Estos ocho enunciados permiten tener una perspectiva global y positiva de la seguridad y promoción de la seguridad. Tal perspectiva se utiliza para comprender e integrar mejor los diversos esfuerzos hechos por la comunidad para el mejoramiento de la seguridad. Asimismo, debería favorecer la movilización de la población y socios intersectoriales que persiguen estos objetivos comunes en materia de seguridad, lo que mejorará la eficacia y la eficiencia de las intervenciones.